Infancia y Adolescencia Misionera Argentina


¿Qué es la IAM?

La Infancia y Adolescencia Misionera es una de las cuatro Obras Misionales Pontificias que promueve la animación formación, comunión y organización misionera de los niños, adolescentes y sus educadores, para que cooperen en la evangelización universal. Esta Obra promueve las vocaciones misioneras desde la niñez. Tiene estatutos propios. El Papa y todos los obispos la han asumido para toda la Iglesia


¿Cuál es su historia?

Fue fundada en 1843 en Nancy (Francia), por Mons. Carlos Augusto Forbin Janson con el fin de que "los niños ayuden a los niños". EL Papa Pío XI, el 3 de mayo de 1922, elevó la Infancia Misionera a la categoría de Obra Pontificia.


¿Qué se propone?

Ayudar a los educadores, padres de familia, asesores, animadores y catequistas, a despertar progresivamente en los niños la conciencia misionera universal e impulsarlos a compartir su fe y los medios materiales con los niños necesitados del mundo (Estatutos OMP III, 17).


¿Qué ofrece a niños y adolescentes?

  • Servicios de animación, formación, comunión, organización y cooperación misionera: pueden ser aprovechados según necesidades por niños y adolescentes del mundo, ya sean católicos o no, y por movimientos, grupos, etc.; quienes podrán colaborar según sus posibilidades, aunque no estén formalmente vinculados a la Obra de la IAM
  • Asociación Misionera: espacio donde los niños y adolescentes se organizan en grupos misioneros, reciben formación específica y prestan servicios. Se promueven, especialmente en parroquias y escuelas, etc. y están formalmente vinculados a la Obra desde sus respectivas diócesis (Director Diocesano de las OMP) y nación (Secretario Nacional de la IAM)).

Cooperacion IAM


¿Cuáles son sus modelos?

JESÚS: Hijo de Dios, enviado por le Padre para la salvación de todos los hombres y mujeres del mundo, es el primer misionero. Él cumplió con fidelidad la misión confiada y nos amó hasta el extremo de dar la vida por todos nosotros; para la IAM es el modelo más grande a seguir

María: dijo sí a la misión que Dios le pidió, aceptando ser la Madre de Jesús y también nuestra Madre. Es para la IAM modelo de misionera por su gran amor, generosidad, sencillez, alegría y fidelidad

Niños de la Infancia y Adolescencia Misionera Argentina


¿Cuáles son sus patronos?

San Francisco Javier: abrió su corazón llegando a sentir un amor semejante al de Jesús por la salvación de sus hermanos. Anunció el Evangelio con inmenso entusiasmo. El gozo que le provocaba saber que otros hombres, mujeres y niños conocerían a Dios lo hizo recorrer muchos caminos y servir a todos de manera incansable. Fue misionero en la India y Japón.

Santa Teresita del Niño Jesús: desde niña manifestó un gran amor a Dios. Se destacó siempre por su vida de oración y sacrificio. Descubrió que estamos llamados a la santidad cumpliendo con responsabilidad alegría las pequeñas cosas de la vida cotidiana. Como adolescente ingresó al convento de clausura y dedicó su vida a rezar y sacrificarse por las misiones y misioneros de todo el mundo.

Grupo IAM


¿Cómo está organizada?

En el mundo

El Santo Padre es la cabeza de la Obra, quién la ha confiado a la Sagrada Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Asume la responsabilidad de dirigirla desde Roma, el Secretario General que anima y organiza la Infancia y Adolescencia Misionera en el mundo.

En cada país

el Director de las Obras Misionales Pontificias como primer responsable, elige un Secretario Nacional para la Obra, quién anima y organiza sus actividades misioneras.

En la diócesis

el Obispo es le Padre y animador de la Obra, colabora con el Director Diocesano de las OMP, quién a su vez trabaja con un Delegado o Secretario de la IAM diocesana.

En las Parroquias

el principal responsable es el párroco, quien busca la colaboración de los animadores misioneros y encomienda a uno de ellos la coordinación de la Obra.


¿Quiénes son los animadores?

Participan en esta Obra como animadores:
- los educadores
- padres de familia
- sacerdotes
- catequistas
- religios@s
- jóvenes (mayores de 16 años)
Ellos orientan, animan, forman, y coordinan a los niños y adolescentes, dejando que asuman sus responsabilidades.
Exiten a nivel nacional, regional y diocesano:
* Talleres de Iniciación,
* Profundización,
* y Escuelas de Animación misionera I y II,
destinados a formar a los animadores de la Obra, abiertos a todos los que deseen formar a los niños y adolescentes con una dimensión misionera.


¿Quiénes pueden pertenecer a los grupos de la IAM?

Todos los niños y adolescentes desde los 4 (cuatro) hasta los 16 (diez y seis) años. Los grupos se conforman por doce miembros preferentemente, y se agrupan por edades.

Metodología de formación y trabajo

La Obra de la IAM tiene como metodlogía de formación y trabajo "la Escuela con Jesús", un ciclo de cuatro pasos que se repite a lo largo de cada mes:

Primera Semana
Catequesis Misionera: es un momento para escuchar, profundizar la Palabra y comprender la misión de Jesús, la de la Iglesia y la personal
Segunda Semana
Espiritualidad Misionera: es un espacio para el trato personal con Jesús en la oración, necesario para poder vivir su Palabra, renovando el corazón y la vida, asumiendo los sentimientos, estilo de vida y opciones misioneras de Él.
Tercera Semana
Servicio Misionero: un tiempo para poner en práctica la Palabra, dando a conocer a Jesús, realizando servicios misioneros en su ambiente y cooperando en la misión universal.
Cuarta Semana
Comunión Misionera: busca crear la conciencia de comunidad, a través de los lazos de amistad y amor evangélico, que fortalecen al grupo, los ayuda a crecer y los abre a la comunidad eclesial, sintiéndose parte de la misma para proyectarse más allá de sus fronteras.

Existen también a nivel regional y diocesano Escuelas de Liderazgo Misionero para infantil (ELMI), y Escuelas de Liderazgo Misionero para Adolescentes (ELMA) destinadas a formar a niños y adolescentes de la IAM.


La Alcancía IAM

La Obra de la IAM tiene como lema "que los niños y adolescentes, ayuden a los niños y adolescentes" por eso, uno de sus objetivos es ayudar materialmente para que los niños y adolescentes más necesitados del mundo sean evangelizados y también para que vivan dignamente. La IAM, con sus sacrificios, y haciendo uso de su creatividad junta fondos con sentida conciencia y alegría para ayudar a sus hermanos más pequeños.


EL Fondo de Solidaridad

El aporte de las alcancías IAM, se entrega al Director Diocesano de Misiones que hace llegar el mismo a las Obras Misionales Pontificias, y anualmente se envía al Fondo de Solidaridad de la IAM. Este fondo está constituido por las ofrendas económicas de los niños y adolescentes de la IAM de todo el mundo, administrado por el Secretariado General de la IAM en Roma; y destinado a subsidiar numerosos proyectos a favor de los niños y adolescentes de todo el mundo


Escuelas de Formacion IAM