Infancia y Adolescencia Misionera

de Argentina

¡De los niños y adolescentes del mundo…!
¡Siempre amigos!

Talleres de Formación IAM

Animador de la IAMEstamos en una época del año, cercana a las vacaciones de invierno y donde las diócesis y varias regiones pastorales del país, organizan los talleres de... Ver artículo


La vocación del Animador de la IAM

Animador de la IAMEl animador, muchas veces sin saberlo, se encuentra envuelto en la tarea de la animación. Las motivaciones, en algunos casos, son insuficientes. Ver artículo


«Misión IAM - Rinconada Nahuelpán»

Infancia y Adolescencia Misionera _05/05 Para mí, la misión se puede sentir en cosas muy sencillas: cebar un mate, hacer reír a quien necesita una sonrisa, darle un dulce a un niño, compartir una charla con alguien, compartir una oración para dar gracias o simplemente dejar que Dios te hable… _Nota completa


«Sígueme»

«Sígueme». Fue el lema de la jornada de Infancia Misionera de España que se celebró el 22 de enero pasado. Una palabra que muchos niños y jóvenes ponen en práctica cuando se plantean un compromiso cristiano, un compromiso misionero. Testimonio completo>>


«Nuevos Amigos de la IAM»

Concurso Nuevos Amigos de la IAMPresentamos los ganadores del Concurso «Nuevos Amigos de la IAM» organizado por la Infancia y Adolescencia Misionera de Argentina. Ingresa aquí>>


¡Un «Siempre Amigos» más allá de las fronteras! - Misión Costa Rica-

«Conozco tus obras, y he abierto una puerta ante ti que nadie puede cerrar. (…)Voy a poner en tus manos a algunos (…), para que sepan que te he hecho objeto de mi amor (…). Estoy a punto de llegar» (Apoc. 3, 8-11). Esta cita fue la que guió y animó mi envío misionero Ad Gentes a las tierras de Costa Rica._ Testimonio completo>>


Misioneros contemplativos en acción_


Escuelas con Jesús - 2017_


Escuelas con Jesús - 2016_


Escuelas con Jesús - 2015_


Estampilla Misionera

Campaña de la Estampilla Misionera

Una de las campañas que promueve en todo el mundo la Obra de la Infancia y Adolescencia Misionera es la de la "Estampilla Misionera", mediante la cual se recogen estampillas con el fin de contribuir con el sostenimiento material de los niños, adolescentes y animadores de la IAM. Pero ¿qué tienen que ver las estampillas con la misión? ¿Cómo pueden un montón de estampillas usadas servir para juntar fondos para ayudar a la IAM? Los invitamos a conocer el fascinante mundo de la filatelia misionera, una ingeniosa manera de promover la cooperación material en la IAM.

A mediados del siglo XIX, se creía que en la lejana China los ricos mandarines tapizaban con sellos de correos, usados, las paredes de sus viviendas. En el Boletín Oficial de la Diócesis de Pamplona, del año 1879, se publicó una extensa nota, a modo de llamamiento dirigido a todos los fieles, en la que se solicitaba que en las parroquias y colegios se recogieran sellos usados "para enviarlos a los misioneros de China". ¿Por qué? ¿Para qué? "Los chinos son exclusivamente codiciosos de nuestros sellos de franqueo, que les parecen cosa rara..."

Sin embargo, la pobreza en China, solía llegar a tales extremos que algunos padres regalaban a sus hijos recién nacidos o los abandonaban al borde de cualquier camino o en la vecindad del bosque. Las Hijas de la Caridad de aquel entonces, misioneras en China y encargadas de las "casas-cuna" que financiaba la generosidad de la Obra Misional de la Santa Infancia, conocían este drama del infanticidio. Con sus centros de asistencia a la infancia trataban de poner remedio a la desesperación de los padres que no podían cuidar de alguno de sus hijos y, sobre todo, al inhumano fin de las pobres criaturas.

El mantenimiento de esas instituciones costaba dinero. Los estudiantes del seminario de Lieja, en Bélgica, no se lo pensaron dos veces. Había que sacar de donde fuere dinero para los niños chinos. Ellos pensaron en las estampillas. El Parlamento inglés había ordenado la emisión de sellos para la correspondencia medio siglo antes. Diez años más tarde se incorporaba España al conjunto de los países modernos que disponían de sellos para el envío de cartas y paquetes. Con la emisión de sellos en todas las naciones de la tierra surgió la filatelia en no pocos países. Aquellas pequeñas "estampitas" de vistoso colorido, de esmerada impresión, con las imágenes más varias y muchas veces pintorescas... bien merecían un destino final más honroso que el del cesto de los papeles. Bien ordenadas, agrupadas por temas o por naciones, clasificadas por imágenes o precios, podían conformar una colección de muy rico colorido. Cuanto más variado fuera el material, mejor.

Para responder a la demanda de los coleccionistas se crearon las casas de compra-venta de sellos usados. Pero, ¿es que hay alguien dispuesto a pagar por unos miles de sellos usados, de esos que utilizamos a diario? En Japón, en China, en Sudáfrica, en Bolivia y Perú las gentes usan sellos, por miles, por millones, por cientos y miles de millones. Sólo si en algún lejano punto de la tierra grupos de niños, jóvenes se deciden a recoger, lavar y clasificar las estampillas usadas y venderlas en las casas de filatelia para recaudar dinero para ayudar a otros niños.

Requisitos para enviar estampilla a la Sede Nacional de las OMP (Medrano 735 1179-Buenos Aires):

  1. Los sobres enteros, sin recortar las estampillas. 
  2. Las colecciones de estampillas sin dañar las carpetas o cuadernos donde están guardados.
  3. Las estampillas que ustedes envían son un aporte valioso para la IAM de Argentina: ayuda a muchos niños, adolescentes y animadores en su formación misionera. Con este gesto, ustedes están siendo misioneros y colaborando con la Obra.

¡Gracias a cada uno por asociarse a la obra de la IAM por medio de esta campaña misionera!

Secretariado Nacional de la IAM