Subsidio Nº 3

Misionar

El término "Misión" proviene del verbo latino "mittere" que significa enviar. De aquí que la palabra misión lleva consigo las ideas de "envío"; "deleqación"; "encargo recibido" Es el mandato dado por Jesucristo a la Iglesia consistente en predicar su Buena Noticia hasta los confines de la tierra.

Los bautizados estamos invitados a continuar con este "encargo" que Jesús nos dejó, por eso te proponemos en este subsidio poder trabajar sobre los ámbitos de la misión hoy, dentro y fuera de la iglesia.

De esta manera queremos, como grupo misionero, reconocer. reflexionar y actuar sobre los diferentes ámbitos en los que Jesús nos invita a continuar su obra.

Indicaciones previas

El subsidio podrá realizarse en uno o dos encuentros según el tiempo con el que cuente el grupo

Designar una o varias personas como guía para que animen la propuesta

Deben disponerse para cada grupo, todos los materiales indicados para trabajar ambos momentos del subsidio

Materiales y recursos necesarios:
- Biblia / Copia de Evangelii Gaudium del número 52 al 75 inclusive
- Corazones de distintos tamaños hechos de cartulina para la actividad del primer momento
- Plasticola o cinta / Fibrones
- Imagen de Jesús
- Planisferio o globo terráqueo
- Papel añche para cada grupo / Revistas y diarios para la actividad del segundo momento
- Proyector y audio para ver el video propuesto en el segundo momento
- Fotocopias de las preguntas, las oraciones y canciones a utilizar

Desarrollo de momentos

Proponemos que la persona encargada de guiar el encuentro pueda primero leer la siguiente reflexión sobre los ámbitos de la misión, para poder introducirse en el tema.

1) Vayan y hagan_

Guía:"No es fácil definir los confines entre atención pastoral a los fieles, nueva evangelización y actividad misionera específica, y no es pensable crear entre ellas barreras o recintos estancados", y porque "hay una real y creciente interdependencia entre las diversas actividades salvíficas de la Iglesia: cada una influye en la otra, la estimula y la ayuda" (Redemptoris Missio 34).

Lo misión se manifiesta hoy desde tres perspectivas que van fraguando la sociedad contemporánea: lo geográfico, lo social y lo cultural. Estos tres horizontes son "los nuevos ámbitos de la misión". (Formación de Animadores Misioneros - OMP España)

Es necesaria y urgente la misión ad gentes circunscrita a los límites geográficos donde se pueden reconocer regiones territoriales, incluso continentes en los que todavía no se ha podido anunciar el Evangelio.

La misión ad gentes también es necesaria en los ámbitos culturales. Dadas las profundas transformaciones que se han ido produciendo en nuestra sociedad. Los sectores a los que hay que "salir" se han acercado a nosotros, se encuentren entre nosotros. Por eso, hemos de reconocer que la "misión lejana" se ha hecho próxima e inmediata, y que la misión ad gentes también es urgente hoy "aquí" en nuestros lugares de origen.

Esta actitud de salida muchas veces tiene que ver con salirnos de nuestro pequeño mundo que son los Grupos Misioneros a los que pertenecemos, es decir, salir de esa pequeña realidad en la que vivimos para comenzar a vincularnos con la actividad misionera de nuestras parroquias y diócesis.

Iluminación
Se reparte la sigueite oración a los miembros del grupo

Ayúdame, Padre, a confiar de verdad en tu fuerza y en tu ayuda.
Ayúdame a creer que puedes hacer de mí una persona nueva,
testimonio coherente y alegre de tu presenci en mi vida.
Ayúdame a estar atento a la Palabra que ahora voy a meditar
y a las posibles llamadas que me harás a través de ella. Amén

Guía: Dios cuenta con nuestras vidas y nuestras manos para seguir haciendo el mismo regalo a todos los hombres y mujeres del mundo: ser y saberse hijos de Dios. Es nuestra misión que este regalo de Dios llegue a todos los ámbitos sociales, geográficos y culturales.

Los invitamos a leer Mateo 28,16-20.

¿Cuáles son los ámbitos a donde Dios hoy me llama a llevar su Palabra?

Se entrega a cada participante una hoja en la cual pueda escribir una oración pidiendo a Dios la gracia necesaria para descubrir el ámbito donde Dios lo llama a llevar su palabra.

Recurso: Video

Desarrollo

Guía:Los miembros de Los Grupos Misioneros, viven a imagen de Las primeras comunidades cristianas, buscando tener "un soLo corazón y una soLa aLma" (Hc. 4, 32). compartiendo sus dones y participando de La Eucaristía. Este sentido de eclesiaLidad se vive en varios ámbitos: Grupal, parroquial, diocesano, comunidad de destino y universal.

EL guía entregará a cada participante una hoja con La explicación de Los ámbitos mencionados, preguntas para reflexión personal y cinco corazones (Los corazones deben ser unos más grandes que otros, de modo que todos entren en el último, siendo eL corazón más pequeño el del ámbito grupal y el más grande eL universal).

El guía dará un tiempo adecuado para que cada miembro del grupo pueda leer el material e ir respondiendo los interrogantes y escribiendo en el corazón que corresponda dicha respuesta.

Grupal:
Los miembros del Grupo Misionero viven en un sentido de comunidad, convencidos de la necesidad de que la fraternidad y unidad dentro del mismo grupo, es también un testimonio evangelizador; como lo expresó Jesucristo: "que todos seamos uno para que el mundo crea".
Para ello, comparten actividades que los ayuden a crecer en su vida comunitaria estrechando vínculos interpersonales, como por ejemplo convivencias, reuniones informales de esparcimiento, celebración comunitaria de los acontecimientos personales de sus miembros como cumpleaños, etc. (Hacia Adentro)

Parroquial:
El Grupo Misionero sabe que no es una realidad aislada de la Parroquia, sino que forma parte de la comunidad parroquial, por eso vive plenamente inserto en la misma, y se preocupa por estrechar lazos y vínculos con su Párroco y con los demás grupos, movimientos y asociaciones de la Parroquia. (Hacia Afuera).

Diocesano:
Por otra parte, el Grupo Misionero necesita compartir con otros Grupos y Asociaciones de la Diócesis el mismo carisma e ideal misionero.
Por ello debe vivir en íntima comunión con los demás Grupos Misioneros de la diócesis, a través del Director Diocesano de las Obras Misionales Pontificias y del Equipo Diocesano de Pastoral Misionera.
Así participa en eventos misioneros que se organizan a nivel diocesano, como Encuentros, Convivencias, Congresos Misioneros, la Misa de Envío Diocesana, etc. (Hacia Afuera)

Comunidad de Destino:
Es, generalmente, un barrio, un pueblo o paraje, en el cual no existe una comunidad cristiana arraigada, a cuyo párroco, el Grupo Misionero ofrece su servicio misionero, para acompañarla por un período de tiempo determinado, en el proceso de la conformación de una comunidad cristiana.
Por un período, generalmente de tres años, el Grupo Misionero establecerá contacto con esta comunidad de destino, en la que realizará períodos fuertes de misión (generalmente en vacaciones de verano y/o invierno), y un acompañamiento constante durante el resto del año (ya sea mediante visitas periódicas y contacto telefónico o epistolar), para acompañarla en su camino de encuentro con Jesucristo y la conformación de una comunidad cristiana. (Hacia Afuera)

Universal:
Vinculada a la ayuda espiritual y material, está la cercanía humana con todos los misioneros del mundo.
Aunque estemos separados por grandes distancias, podemos hacemos presentes con los misioneros que están en tierras lejanas mediante cartas, contacto telefónico o correo electrónico.
El compromiso de los Grupos Misioneros en este sentido, hace visible la comunión fraterno universal entre todos los cristianos.
Es un aporte muy valioso que los Grupos Misioneros pueden realizar para con los misioneros de su propia diócesis que se encuentran en territorios de misión, el apoyarlos y alentarlos a la distancia mediante algún tipo de contacto epistolar y su oración. (Hacia Afuera)

¿Cómo estoy viviendo el sentido comunitario en mi grupo misionero?

¿Qué puedo hacer para seguir construyendo la fraternidad misionera con mi grupo?

¿Conozco la realidad de mi parrbqúia?

¿De qué manera puedo involucrorme más en la comunidad parroquial?

¿Me siento parte de una Iglesia Diocesana?

¿Creo lazos de hermandad con otros miembros de grupos misioneros de mi diócesis?

¿Me siento involucrado con la comunidad de destino de mi grupo misionero?

¿Qué más puedo dar de mí para fortalecer la misión en este ámbito?

¿De qué manera puedo ayudar a la misión universal de la iglesia?

Instancia Grupal:
(Preparar uno rondo con sillas poro codo miembro y colocar en el centro uno monto con uno imagen de Jesús y un mapa planisferio o globo terráqueo).

El guía invita a compartir en plenario lo trabajado. A medida que coda miembro del grupo va hablando, coloca sobre la manta sus corazones superponiéndolos uno encima de otro, usando como base el corazón grande y dentro de él los demás.

Una vez que todos terminaron, los invitamos a poder reconocer como grupo:
¿En qué ámbito de misión nos cuesta participar? ¿Qué podemos hacer?

Compromiso:
Entre todos, escribimos en un corazón grande que lleve en el centro el nombre del grupo misionero, en qué ámbito nos comprometemos como grupo o involucrarnos más y cómo lo vamos a hacer.

Oración:
El guía o uno persona designada previamente volverá o leer Mateo 28,16-20
Se colocará en el centro lo frase bíblica: "Y yo estaré con ustedes hasta el fin del mundo"

Guía: Como cristianos y misioneros debemos confiar en que Jesús siempre nos acompaño y guía. Le pedimos lo gracia necesaria para poder seguir ensanchando nuestro corazón misionero.
Se propone terminar cantando: Corazón misionero o una canción apropiada.

Aportes para la reflexión

Distintos usos de la Palabra Misión

Ad Intra y Ad Extra

La caracterización de una acción evangelizadora como "ad intra" o "ad extra" dependerá del ámbito en el cual estoy hablando y desde el lugar donde lo miro.
Por ejemplo, para un grupo parroquial se hablará de "ad intra" o "ad extra" en cuanto la actividad se realice dentro o fuera de la juridicción parroquial.
En el mismo sentido se utilizan los términos cuando hablamos de la misión evangelizadora de un país (la Iglesia Argentina, por ejemplo) o de un continente.

Misión Ad Gentes

Redemptoris Missio (33-34)

Mirando al mundo actual, desde el punto de vista de la evangelización, se pueden distinguir tres situaciones.

En primer lugar, aquello a la cual se dirige la actividad misionera de lo Iglesia: pueblos, grupos humanos, contextos socioculturales donde Cristo y su Evangelio no son conocidos, o donde faltan comunidades cristianos suficientemente maduros como para poder encarnar la fe en el propio ambiente y anunciarla a otros grupos. Esto es propiamente la misión ad gentes

Hay también comunidades cristianos con estructuras eclesiales adecuados y sólidos; tienen un gran fervor de fe y de vida; irradian el testimonio del Evangelio en su ambiente y sienten el compromiso de la misión universal. En ellas se desarrolla la actividad o atención pastoral de la Iglesia.

Se da, por último, una situación intermedia, especialmente en los países de antigua cristiandad, pero a veces también en los Iglesias más jóvenes, donde grupos enteros de bautizados han perdido el sentido vivo de la fe o incluso no se reconocen ya como miembros de la Iglesia, llevando una existencia alejada de Cristo y de su Evangelio.

En este caso es necesaria uno «nueva evangelización» o «reevangelización».

34. La actividad misionera específica, o misión ad gentes, tiene como destinatarios «a los pueblos o grupos humanos que todavía no creen en Cristo», «a los que están alejados de Cristo», entre los cuales la Iglesia «no ha arraigado todavía», y cuyo cultura no ha sido influenciada aún por el Evangelio.

Esta actividad se distingue de los demás actividades eclesiales, porque se dirige a grupos y ambientes no cristianos, debido a la ausencia o insuficiencia del anuncio evangélico y de lo presencia eclesial.

Por tanto, se caracteriza como torea de anunciar a Cristo y a su Evangelio, de edificación de la Iglesia local, de promoción de los valores del Reino. La peculiaridad de esta misión ad gentes está en el hecho de que se dirige a los «no cristianos».

Por tanto, hay que evitar que esta «responsabilidad más específicamente misionera que Jesús ha confiado y diariamente vuelve o confiar a su Iglesia», se vuelva una flaca realidad dentro de la misión global del Pueblo de Dios y, consiguientemente, descuidada u olvidada.


2) Que todos los pueblos sean mis discípulos_

Guía:Así como mencionamos en la primera parte de nuestro trabajo que como grupos debemos comenzar a vincularnos y comprometernos con el trabajo de nuestras parroquias y diócesis también es necesario, dentro de nuestro trabajo misionero realizar siempre un diagnóstico previo para conocer y analizar la realidad donde estamos insertos y para que nuestros proyectos respondan a necesidades concretas de los ámbitos donde vamos a realizar nuestra pastoral.

E:G. nos dice que en muchas ocasiones hay un exceso de diagnostico y que los mismos no son acompañados por propuestas aplicables.

Es por eso que Francisco nos invita a estudiar los signos de los tiempos pero desde la mirada sencilla de discípulos misioneros que se "alimentan a la luz y con la fuerza del Espíritu Santo" para poder reconocer aquellos aspectos que pueden debilitar la transformación misionera de la Iglesia ya sea afectando dlrectamente al Pueblo de Dios o incidiendo en aquellos que participan en la tarea evangelizadora, en este caso los grupos misioneros (E.G. 50- 51).

Iluminación:
Oración de Inicio (Deberá entregarse a cada participante una copia con la oración)

Guía:Creando un clima de silencio para escuchar la voz de Dios, abrimos nuestro corazón al Padre para pedirle juntos por las siguientes personas y realidades:

Oremos por el mundo y toda su gente.
Por este mundo inabarcabie, desbordante de seres vivos y lleno de periódicos con noticias de todos los países.

Oremos por el pequeño mundo que nos es tan cercano, por aquellos que nos "pertenecen"; la familia y los amigos, por aquellos que comparten nuestras preocupaciones, por todos los que dependen de nosotros.

Oremos por nuestros semejantes cuya miseria vemos a diario en los periódicos y en la televisión, por las víctimas del racismo o la violencia de todo tipo, por los millones de personas que va matando el hambre.

Oremos también por los que están enfermos cerca de nosotros, por los que han tenido un accidente, por los despreciados, por los que carecen de toda seguridad, por todos aquellos a los que, de un modo u otro, les resulta difícil convivir con los demás.

Y por todos nosotros, para que no seamos crueles ni intolerantes, para que no vivamos a costa de los demás, para que Dios nos haga capaces de trabajar en este mundo, para que el Señor nos muestre el camino y las actitudes del Reino, y para que nos dejemos arrastrar por la fuerza del Espíritu en el amor universal y sin condiciones. Amén.

Desarrollo

Guía:Evangelii Gaudium en su Capítulo II nos muestra el contexto en que nos toca actuar en este proceso de ir hacia fuera y nos brinda una mirada pastoral en algunos aspectos de la realidad que pueden detener o debilitar el dinamismo de renovación misionera en estos ámbitos.
La intención de leer este texto es reflexionar y ver qué nos suscita el mismo teniendo como punto de atención los ámbitos que fuimos mencionando en el Primer Momento.

Para trabajar en nuestros Grupos:

Los invitamos a que puedan leer los Desafíos del Mundo Actual (EG 52-75)

  • El guía los dividirá en grupos.
  • Le asignará y entregará a cada uno de los grupos UNO de los Desafíos del Mundo Actual (EG 52-75).
  • Les explicará la actividad que consiste en recortar de revistas y diarios) palabras e imágenes que grafiquen el desafío que les ha tocado y armar un poster.
  • Reflexionar las realidades de los lugares donde realizan su actividad pastoral como grupos misioneros) ya sea en su lugar de destino como lugar de origen) en base a las siguientes preguntas:
    ¿Qué descubrimos como aporte en estas citas para el servicio pastoral que realizamos como misioneros?
    ¿De qué manera podemos ayudar a nuestras comunidades (parroquia, diócesis, barrio) desde nuestra tarea pastoral para neutralizar el efecto de la exclusión y la inequidad social? (Actividades, recursos, etc.)
    De los desafíos señalados, ¿Cual/es podemos detectar presente y más dañino en nuestras zonas de misión y/o en nuestras parroquias?

Luego de reflexionar por grupo y armar el poster el guía invita a hacer una puesta en común.

Compromiso
A la luz de lo reflexionado en los desafíos del mundo actual) pensemos qué acción concreta) medible y posible podemos llevar a cabo en alguno de los ámbitos en que partícipa nuestro grupo.

Conclusión
Como cierre a este momento miraremos el video de la Canción "La Vida Reclama" - Teresa Parodi (cada participante deberá tener la letra de la canción para que luego de oírla pueda volver a hacer una relectura)

Recurso: Video

El guía pedirá a cada participante que pueda compartir alguna parte de la letra que le haya sido más significativa.
Rezamos un Padre Nuestro y un Ave María.


Equipo Nacional de Animación Grupos Misioneros y Jóvenes de Argentina

Material en pdf>>

Grupos Misioneros Misionar