Jornada Mundial por las Misiones 2013

Jornada Mundial de las Misiones -
12 y 13 de octubre de 2013

  • «Vas, enviás o ayudás a enviar»

    «Con un corazón abierto celebramos el Octubre misionero»

    Estimados amigos: Una vez más, nos convoca la misión. Como lo venimos realizando todos los años, la Iglesia nos propone vivir este domingo por las misiones con un corazón abierto a las necesidades de los hermanos.
  • Sabemos de la importancia de la ayuda material, destinada a zonas bastante olvidadas ante su necesidad. Es muy amplio el campo a evangelizar y los problemas a resolver.
  • Conocemos la generosidad de nuestra gente, de los corazones abiertos y de los cristianos comprometidos con esta causa, pero también no queremos dejar de lado, desde las Obras Misionales Pontificias, que se aproveche este espacio de información e incentivo misionero.
  • Por eso, con fervor de espíritu, proponemos compartir este año, nuestra misión. ¿De qué modo? “Vas, enviás o ayudas a enviar” Desde el lema elegido, hacemos nuestra colecta. Pero no dejamos pasar la posibilidad de trabajar juntos los subsidios que encontrarán en este número, como también de conocer y de hacer conocer testimonios misioneros que muevan nuestra vida, posibilidades de formación para aquellos llamados a la nueva evangelización, y el conocimiento de cómo vamos caminando juntos hacia la meta sugerida por Dios: que todos los pueblos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.
  • Animamos a la misión ad-gentes, y a vivir el espíritu misionero en las comunidades, escuelas y ambientes de trabajo. Es nuestro deseo.
  • ¡Feliz octubre misionero!
  • Colabora con las misiones

    El Día Mundial de las Misiones es una oportunidad importante para llamar la atención sobre las necesidades materiales de las llamadas iglesias de misión.

    El octubre misionero ofrece actualmente un proceso de animación articulando subsidos, mensajes, testimonios dirigidos a los adultos, a las familias y a las comunidades eclesiales.
  • El mismo Papa, cada año, envía un mensaje a la celebración de este importante evento. Las colectas recibidas luego son debidamente repartidas entre las iglesias jóvenes de misión, de acuerdo a las necesidades de cada una (Fondo Universal de Solidaridad). El Fondo Universal de Solidaridad de las Obras Misionales Pontificias es la suma total de todas las colectas enviadas durante el año por los fieles de los diferentes países del mundo a través de OMP, para las Iglesias:

de nueva creación, para facilitar su primer desarrollo
sin plena autonomía financiera
en situaciones de emergencia (guerras, hambrunas o desastres naturales)

Muchas veces nos llegan a OMP preguntas como ¿qué destino tiene la colecta?, ¿a dónde va el dinero?, ¿qué es el fondo universal de solidaridad? ¿quién decide a quién se ayuda?
El Estatuto de las Obras Misionales Pontificias justifica y articula el Fondo Universal de Solidaridad para “sostener los programas de asistencia universal, evitando particularismos y discriminaciones”. El funcionamiento de este Fondo depende del Consejo Superior de esta institución pontificia, cuyo Principal órgano de gobierno es la Asamblea General Ordinaria.

Sus determinaciones en la distribución de los cientos de miles de donativos, procedentes de toda la Iglesia para atender los 1.103 territorios de misión (37% de la Iglesia católica), se ajustan a este criterio: “La común solicitud por las necesidades misioneras de toda la Iglesia y de cada Iglesia particular ha hecho de las Obras Misionales Pontificias expresión de comunión y de solidaridad universal. En su tarea de sensibilización, no es menor su cometido de explicar a los fieles y pastores la prioridad del carácter universal de la cooperación misionera, colaborando con los obispos a que las iniciativas particulares no dañen el compromiso común en apoyar la evangelización de los pueblos” (n.20).

Cada año en Roma se reúnen las 116 direcciones nacionales y es allí donde se decide el destino de las ayudas que se realizan con justicia y solidaridad cristiana. Previamente, al cierre del ejercicio económico del año civil cada país, se informa a las secretarías generales de cada una de las Obras el dinero disponible para atender las actividades misioneras.

Cómo colaborar con las Misiones

La ayuda económica se realiza en todas las parroquias, colegios e instituciones católicas del País.

También pueden acercar su colaboración a las Misiones, teniendo en cuenta las siguientes opciones:

Se acercan personalmente a la Sede Nacional (Medrano 735 (1179) - Capital- Buenos Aires) para inscribirse en la Propagación de la Fe como colaboradores de las misiones.

A través de un cheque o giro postal (no telegráfico) a nombre de: Obras Misionales Pontificias - Sucursal 13 del Correo Argentino

A través de un depósito bancario a: (Enviar comprobante de depósito vía fax o mail con los datos, expresando claramente que el destino del mismo es la Colecta Mundial de las Misiones)

Nombre de la Cuenta: Obras Misionales Pontificias
CUIT Nº 30-53703802-7

Banco Santander Río: Cuenta Corriente en pesos Suc197-1716-3
CBU Nº 0720197020000000171636

Banco Galicia: Cuenta Corriente en pesos 0002523-6-303-8
CBU Nº 0070303920000002523688

Banco ICBC: cuenta corriente en pesos 510-02100256/54
CBU Nº 0150510802000100256543

Ante cualquier duda, inquietud ó sugerencia que deseen hacer pueden comunicarse telefónicamente a nuestros números (011) 4863-1357 ó al 4862-4136 de lunes a viernes de 8:30 a 18:00 hs.

También puede hacerlo a la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias, a través de su dirección electrónica:director@ompargentina.org.ar ó a la Secretaría de Comunicación y Prensa de las OMP a la dirección electrónica:comunicacion@ompargentina.org.ar