• V Congreso Americano Misionero

    V Congreso Americano Misionero

    "América en misión, el Evangelio es alegría". La ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, fue sede del V Congreso Americano Misionero, del 10 al 14 de julio de este año. Visita su página oficial Leer más
  • Obras Misionales Pontificias

    Obras Misionales Pontificias

    Ayudar a la primera evangelización de los pueblos
  • Obras Misionales Pontificias

    Obras Misionales Pontificias

    Proveer misioneros para las Iglesias jóvenes
  • Obras Misionales Pontificias

    Obras Misionales Pontificias

    Fomentar la animación y espíritu misionero
  • Obras Misionales Pontificias

    Obras Misionales Pontificias

    Conseguir los fondos y medios necesarios para llevar adelante la misión.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Últimas noticias

  • El Papa Francisco lanza un videomensaje de aliento y gratitud a las Obras Misionales Pontificias. +

    El Santo Padre destaca el gran impulso que en el siglo diecinueve recibió el anuncio de Cristo expresado en la fundación de las Obras Misionales. Leer más
  • Visitó AICA el director nacional de las OMP. +

    El nuevo director nacional de Obras Misiones Pontificias (OMP), padre Jerzy (Jorge) Marian Faliszek SVD, visitó las oficinas de AICA. Leer más
  • Un día como hoy hace 98 años nació San Juan Pablo II +

    Un día como hoy hace 98 años nació San Juan Pablo II en la pequeña ciudad polaca de Wadowice, a 50 kilómetros de Cracovia, en Polonia. Hoy sus fieles devotos en todo el mundo lo recuerdan con especial cariño. Leer más
  • Compromiso Misionero +

    El domingo 15 de abril, de 9.00 a 17 hs. en el salón de la Catedral de Quilmes se llevó a cabo el taller formativo, organizado por la Vicaría de Evangelización y Equipo de Animación Misionera de OMP diocesana. Participaron más de 50 personas, miembros de las IAM, Grupos Misioneros, Misioneros Parroquiales, y otros agentes de la pastoral misionera de de Quilmes y de algunas diócesis vecinas de la Región de Buenos Aires Leer más
  • 14 años de Misión Diocesana en Merlo-Moreno, Buenos Aires +

    La Diócesis de Merlo-Moreno vive hace 14 años la Misión Diocesana de invierno, donde se convoca a todos los Grupos Misioneros de los partidos de Merlo y Moreno de la zona oeste del Gran Buenos Aires.. Leer más
  • 1
  • 2

Articulos Notas

  • 1 Formación misionera en La Plata.
  • 2 El Papa llamó a una "recalificación" de las Obras Misionales Pontificias.
  • 3 La misión comienza con los niños.
  • 4 Un Pentecostés muy especial en Santa Rosa, La Pampa.
  • 5 Asamblea General de las OMP
  • 6 La misión es Iglesia
  • 7 Una buena espiritualidad misionera
  • 8 El amor que habla
  • 9 ¿Qué es misionar?
  • 10 El amor puede más que cualquier limitación
  • 11 La belleza del Evangelio
  • 12 Sobre «Espiritualidad Misionera»
  • 13 Asamblea Anual de los Directores Diocesanos de OMP
  • 14 El "despertador" de la conciencia misionera
  • 15 El horizonte de la Misión es la humanidad
  • 16 La vocación del Animador de la IAM
  • Formación misionera en La Plata.

    En la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Los Hornos de la Arquidiócesis de La Plata se desarrolló el encuentro de Pastoral Misionera. El Padre Jorge Faliszek SVD, Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias, y la Hermana Adriana Moreno Directora arquidiocesana de las OMP, acompañaron e iluminaron la reflexión de la jornada.
    Leer más
  • El Papa llamó a una "recalificación" de las Obras Misionales Pontificias.

    No se trata simplemente de volver a pensar los motivos para hacer mejor lo que ya se hace, sino de que la conversión misionera de las estructuras de la Iglesia necesita “santidad personal y creatividad espiritual”, explicó el Papa.
    Leer más
  • La misión comienza con los niños.

    Con la cita de dos pasajes bíblicos (Mc 10,13-16 y Mt 18, 1-5) en los que “los evangelistas ponen juntos a Dios, el niño y la misión”, la hermana Roberta Tremarelli, AMSS, Secretaria General de la Obra Pontificia de Infancia Misionera, habló en la Asamblea de las OMP.
    Leer más
  • Un Pentecostés muy especial en Santa Rosa, La Pampa.

    El Espíritu Santo se hizo presente de manera muy especial en La Pampa, en este Pentecostés.
    Leer más
  • Asamblea General de las OMP

    Este 28 de mayo los directores de diferentes países se encontrarán en Roma para la Asamblea General de las Obras Misionales Pontificias.
    Leer más
  • La misión es Iglesia

    «La Iglesia peregrina es misionera por naturaleza, puesto que toma su origen de la misión del Hijo y del Espíritu Santo, según el designio de Dios Padre, pero este designio dimana del "amor fontal" o de la caridad de Dios Padre» (Decreto Ad gentes [AG] 2)>>.
    Leer más
  • Una buena espiritualidad misionera

    Los que trabajamos el tema misión, hemos escuchado muchas veces de cómo debemos vivir la espiritualidad misionera. Algunos no la entienden, porque piensan que hablar de misión es solo «salir de misión». Pero olvidamos que el verdadero discípulo del Señor, es aquel que lleva una vida acorde a lo que predica.
    Leer más
  • El amor que habla

    Cuando alguien se enamora y se siente cautivado por otra persona, necesita hablar de ella. Por más que trate de contenerlo, su nombre le viene a los labios, disfruta contando cosas del ser amado y le brillan los ojos cuando dice su nombre. No puede ocultar que está enamorado.
    Leer más
  • ¿Qué es misionar?

    El sacerdote español Juan Esquerda Bifet nos dice: «Evangelizar hoy significa presentar gestos claros de caridad evangélica, incluso con el radicalismo de los consejos evangélicos, en los diversos campos del quehacer humano». Con una respuesta categórica: «misionar... es amar», me han respondido dos chicas al regresar de una experiencia misional hace unos años.
    Leer más
  • El amor puede más que cualquier limitación

    Cómo no ser misericordiosos también nosotros para nuestros hermanos enfermos y ancianos
    Leer más
  • La belleza del Evangelio

    Víctor Manuel Fernández (*)

    Jesús nos envió: "Vayan por todo el mundo y anuncien el Evangelio" (Mc 16, 15). Pero nosotros no lo anunciamos porque está mandado. La mejor motivación para decidirse a comunicar el Evangelio es contemplarlo, es detenerse en sus páginas y leerlo con el corazón. Si lo abordamos de esa manera, su belleza nos asombra.

    Leer más
  • Sobre «Espiritualidad Misionera»

    Propagación de la Fe

    Nadie puede dudar que Jesús haya sido el misionero más completo y eficaz de la historia. Quien quiera ser misionero debe espejarse en Él, modelo perfecto, y seguirlo.

    Leer más
  • Asamblea Anual de los Directores Diocesanos de OMP

    Asamblea OMP 2018

    En la sede de las Obras Misionales Pontificias, ubicada en el barrio de Almagro Buenos Aires, directores de 40 diócesis del país. acompañados por el Director Nacional Pbro. Jerzy Faliszek, SVD y los obispos integrantes de la comisión de misiones Fernando Croxatto (Presidente) Vicente Bokalic y Raúl Martín, trabajaron cuatro días evaluando los diferentes servicios de las OMP y pensando proyectos para el presente año..

    Leer más
  • El "despertador" de la conciencia misionera

    Pontificia Unión Misional

    "Muchos sacerdotes se ocupan demasiado de sus propios problemas pastorales y no lo suficiente de las misiones".

    Leer más
  • El horizonte de la Misión es la humanidad

    Pbro. Franco Barrios
    Diócesis de Río Cuarto - Secretariado de la PUM

    Va madurando una conciencia misionera más profunda y clara en la vida de la Iglesia, Vamos comprendiendo mejor que el llamado del Evangelio a salir (tantas veces señalado por Francisco) no es opcional sino que expresa nuestra identidad, ser luz y sal de la tierra.

    Leer más
  • La vocación del Animador de la IAM

    Formación
    Infancia y Adolescencia Misionera - IAM

    El animador, muchas veces sin saberlo, se encuentra envuelto en la tarea de la animación. Las motivaciones, en algunos casos, son insuficientes.

    Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • Rosario Misionero
  • IAM: Ave María diario
Papa Francisco

Rosario Misionero

Explicación

Rezamos para que el Evangelio llegue hasta los confines de la tierra,


Leer más
image

IAM:Ave María diario

Style

Para rezar por los niñosdel mundo entero.


Leer más

Ad Gentes

Ad Gentes

La Misión «Ad Gentes» es una manera de vivir todas las vocaciones específicas, respondiendo al envío de Jesús a sus discípulos antes de subir a los cielos; de esta manera, todo cristiano, donde quiera que se encuentre, ha de buscar ante todo promover la evangelización.

Se deriva de la Misión de la Iglesia

La misión de la Iglesia es revelar a Jesucristo y su Evangelio a los que no los conocen: he ahí el programa fundamental de la Iglesia que desde la mañana de Pentecostés, ha asumido, como recibido de su Fundador.

Todo el Nuevo Testamento, y de manera especial los Hechos de los Apóstoles, testimonian el momento privilegiado, y en cierta manera ejemplar, de este esfuerzo misionero que se realizará después en toda la historia de la Iglesia.

La Iglesia lleva a efecto este primer anuncio de Jesucristo mediante una actividad compleja y diversificada, que a veces se designa con el nombre de «preevangelización», pero muy bien podría llamarse evangelización, aunque en un estado inicial y ciertamente incompleto.

Cuenta con una gama casi infinita de medios, por supuesto, pero también el arte, los intentos científicos, la investigación filosófica, el recurso legítimo a los sentimientos del corazón del hombre podrían colocarse en el ámbito de esta finalidad.

La evangelización se realiza como Cristo la llevó a cabo durante el tiempo de su predicación, como los Doce en la mañana de Pentecostés. La Iglesia tiene también ante sí una inmensa muchedumbre humana que necesita del Evangelio y tiene derecho al mismo, pues Dios «quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad».

Sensible a su deber de predicar la salvación a todos, sabiendo que el mensaje evangélico no esta reservado a un pequeño grupo de iniciados, de privilegiados o elegidos, sino que está destinado a todos, la Iglesia hace suya la angustia de Cristo ante las multitudes errantes y abandonadas «como ovejas sin pastor» y repite con frecuencia su palabra: «Tengo compasión de la muchedumbre» (Mt 9,36).

Pero también es consciente de que, por medio de una eficaz predicación evangélica, debe dirigir su mensaje al corazón de las masas, a las comunidades de fíeles, cuya acción puede y debe llegar a los demás.

¿Quiénes tiene la misión de Evangelizar y que consecuencias trae para la vida de la Iglesia?

La Iglesia se construye si hay hombres que proclaman en el mundo el evangelio de salvación, lo hacen por mandato, en nombre y con la gracia de Cristo Salvador. «¿Cómo predicarán sí no son enviados?» Escribiría el que fue sin duda uno de los más grandes evangelizadores. Nadie puede hacerlo, sin haber sido enviado.

¿Quién tiene pues la misión de evangelizar?

El Concilio Vaticano II ha dado una respuesta clara; «incumbe a la Iglesia por mandato divino ir por todo el mundo y anunciar el Evangelio a toda creatura». Y en otro texto afirma: «La Iglesia entera es misionera, la obra de evangelización es un deber fundamental del Pueblo de Dios».

Hemos recordado anteriormente esta vinculación íntima entre la Iglesia y la evangelización. Cuando la iglesia anuncia el Reino de Dios y lo construye, ella se implanta en el corazón del mundo como signo e instrumento de ese reino que está presente y que viene. El Concilio ha recogido, porque son muy significativas, estas palabras de San Agustín sobre la acción misionera de los Doce: «predicando la palabra de la verdad, engendraron las Iglesias».

¿Qué es la Misión Ad Gentes?

La Misión Ad Gentes es una vocación que tiene una específica referencia a la fundación de Iglesias nuevas. Pero ésta no es una vocación diversa al lado de las tres precedentes. Tanto los laicos, como los religiosos, como los ministros ordenados pueden ser llamados a la misión «Ad Gentes», de manera que la condición misionera se convierte en un modo concreto de vivir cada una de las tres vocaciones específicas.

¿Quiénes realizan actividades Misioneras Ad Gentes y por qué?

La Iglesia realiza la Misión Ad Gentes aunque a todo discípulo de Cristo incumbe la tarea de propagar la fe según su condición, Cristo Señor, de entre los discípulos, llama siempre a los que quiere, para que le acompañen y para enviarlos a predicar a las gentes. Por lo cual, por medio del Espíritu Santo, que distribuye los carismas según quiere para común utilidad, inspira la vocación misionera en el corazón de cada uno y suscita al mismo tiempo en la Iglesia institutos que tomen como misión propia el deber de la evangelización, que pertenece a toda la Iglesia.

Porque son sellados con vocación especial quienes, dotados del conveniente carácter natural e idóneos por sus disposiciones y talento, están dispuestos a emprender la obra misional, sean nativos del lugar o extranjeros: sacerdotes, religiosos, laicos. Enviados por la autoridad legítima, se dirigen por fe y obediencia a los que están alejados de Cristo, segregados por la obra a que han sido llamados, como ministros del Evangelio, para que la población de los gentiles sea acepta y santificada por el Espíritu Santo (Rom 15,16).


Equipo Nacional de Misión «ad gentes»

El equipo actual nació a principios del 2014 a pedido del Director Nacional de OMP Argentina P. Dante De Sanzzi al observar una necesidad de tener un espacio y contacto directo con las diócesis e instituciones que reciben y envían misioneros Ad Gentes.

El equipo, tiene los siguientes objetivos:

  1. Animar y promover, discernir, acompañar y formar las vocaciones misioneras ad gentes.
  2. Acompañar y crear un nexo entre las entidades que forman y envían misioneros y misioneras ad gentes
  3. Formar una red de misioneros ad gentes.
  4. Trabajar en favor de la misión ad gentes con las OMP del Cono Sur.

Compartir la fe en otro lugar del mundo

El Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias (OMP), Presbítero Dante De Sanzzi, y el Obispo Auxiliar de Comodoro Rivadavia e integrante de la Comisión Episcopal de Misiones, monseñor Fernando Croxatto, visitaron este año a misioneros "ad gentes" argentinos en Costa de Marfil, Ghana, Mozambique y Angola.
El matrimonio de Aníbal Rodriguez y Natalia Fernández fueron parte del mismo y comparten su testimonio.

En julio del 2016 tuvimos la bendición de viajar junto a mi esposa Natalia María Fernández, con propósito misionero, hacia el continente Africano, llegando primeramente a Johannesburgo para luego partir hacia Costa de Marfil en compañía de Monseñor Fernando Croxatto Obispo Auxiliar de Comodoro Rivadavia, Chubut y el Director de Obras Misionales Pontificias de Argentina, Padre Dante De Sanzzi. En dicho país visitamos comunidades de Hermanas Claretianas, seminaristas y religiosas de la orden de Don Orione en la capital llamada Adbijan. Allí compartimos momentos especiales que quedarán marcados por el resto de nuestras vidas, recuerdo particularmente nuestra visita al hospital que dirigen las misioneras de la caridad quienes dan la vida por los enfermos, estuvimos en orfanatos que atienden capacidades especiales donde compartimos momentos muy conmovedores con niños y jóvenes que a pesar de sus dificultades dan todo lo que tienen para que te sientas bienvenido, tienen mucha calidez y solidaridad que son los pilares fundamentales de los nativos de este hermoso Continente.

Luego visitamos Ghana su capital Accra donde nos recibió muy amablemente el Padre Salesiano Jorge Crisafulli que es Argentino y hace 20 años se encuentra misionando en África y ahora fue destinado a realizar otra obra en Sierra Leona.

El Padre nos hizo conocer diferentes obras que realizaron como los centros de refugio para niños que son rescatados de las mafias que los usan para el tráfico de sus órganos a diferentes países, centros de rehabilitación de chicos huérfanos afectados por el ébola, centros de mujeres y niñas destinadas a la explotación sexual para países desarrollados. Conocimos también una comunidad de religiosas de la Caridad quienes ayudan a niños, hombres y mujeres con SIDA, estas hermanas construyeron un taller de costura para darles un oficio a las diferentes mujeres.

Nuestro siguiente destino fue Angola precisamente las ciudades de Luanda y Luena donde nos alojamos en diferentes casas Salesianas, en las cuales nos sentimos como en nuetro país, debido a la cantidad de misioneros argentinos que hay en esas ciudades, chicos de Corrientes, Entre Ríos, Córdoba, Neuquén entre otras provincias. Participamos de misas en diferentes aldeas donde la recepción fue una vez más cálida y conmovedora, las misas son animadas, sus cantos de alabanza son únicos y admirables, misas de jóvenes repletas y llenas de alegrías. Particularmente en Luena visitamos al Padre Ignacio Copello y al Obispo Salesiano Jesús Tirso Blanco y a su hermosa comunidad, después de una larga travesía por caminos arenosos y de difícil acceso, allí tuvimos la oportunidad y la bendición de conocer y compartir misas en aldeas sabanas adentro, una experiencia mágica e inolvidable que es pura obra del Espíritu Santo. El poder apreciar sus rutinas diarias, sus cálidas casas de barro, sus alimentos tradicionales, sus vestimentas nativas, sus bailes típicos africanos y lo más impresionante fue ver como se relacionan con la naturaleza sin necesidad de la utilización de las diferentes tecnologías como por ejemplo rigiéndose en torno a la luz solar.

Finalizando el viaje hemos llegado a Maputo capital de Mozambique donde nos recibió el Padre Juan Arias, argentino, allí pudimos apreciar su iglesia pintada con los colores celeste y blanco, compartimos misas, charla con la comunidad durante la luz del sol ya que en la noche la luz era generada por grupos electrógenos debido a la escasez.

Esta experiencia vivida son solo una pequeña muestra más de la grandeza del Señor y su Misericordia para con nosotros, lo cual nos impulsa cada día a construir y fortalecer el camino hacia el Reino de Dios.

Gracias Dios por indicarnos nuestra misión en el mundo y que esto se multiplique hacia otras personas.

Sobre la Obra

Paulina Jaricot

Paulina Jaricot

Paulina Jaricot
Hablamos de Paulina Jaricot , nacida en Lyon, Francia, el 22 de julio de 1799. Su gran amor a Jesús y a las misiones la llevó a fundar la Obra de la Propagación de la Fe el 3 de mayo de 1822, cuando tenía apenas 20 años de edad.

Movida por el Espíritu de Dios, abandonó una vida de lujo y de superficialidad, y comenzó a visitar a los pobres, vistiendo como ellos y buscando nuevos medios para ofrecerles una limosna sin que se sintieran humillados -decía - «son ellos los que nos hacen el honor de aceptar nuestro dinero».

«El amor del divino Jesús, habiendo tomado misericordiosamente posesión de mi corazón, me hizo buscar en la visita a los pobres en su lecho de dolor, en el hospital, en los reductos de la miseria, la ocasión de prestarle algunos servicios» (Paulina Jaricot)

La Obra de la Propagación de la Fe nace de la creatividad del amor. Paulina descubre que con «un céntimo a la semana» era posible apoyar la misión. Organiza un proyecto de ayuda a las misiones que inicia con el aporte de un céntimo por semana de solamente 10 personas. Luego esas primeras 10 personas invitarían a otras 10 a hacer lo mismo y así sucesivamente….

Hoy nosotros podemos preguntarnos: ¿cómo hizo para comprometer a otras personas? Hay tres «actitudes» concretas que Paulina vive y que anima a vivir a otros: ENTUSIASMO - SACRIFICIO - AYUDA CONCRETA. Estas tres actitudes eran la clave para animar a un serio compromiso con las misiones.

Además y como pilar de sus iniciativas, existía en su corazón UNA CLARA OPCION POR LOS MAS POBRES DE LA TIERRA

«La compasión que sentía por los pobres y por la miseria de los que no conocían a Dios impulsó a Paulina a organizar una colecta para la actividad misionera de la Iglesia , pidiendo a cada uno un sacrificio que contribuyera a unirnos a Dios y que es, como decía san Ireneo, el signo auténtico de la comunión con el prójimo» (Juan Pablo II)

Pero muy pronto se dio cuenta que era fundamental sostener todo lo que se hiciera a favor de las misiones con la oración, el encuentro personal con Jesús, el Misionero del Padre. Propuso entonces a quienes se comprometían a ayudar a las misiones la creación de una «cadena de corazones unidos por la oración» y lo llamo Rosario Viviente. El plan era tan sencillo como el primero de un céntimo, ahora se trataba de comprometer a 15 personas que pudieran rezar.

«Por su fe, su confianza, su fuerza de espíritu, su dulzura y la aceptación serena de todas sus cruces, Paulina demostró ser una verdadera discípula de Cristo». (Juan Pablo II)

¿Pero, dónde encontraba tanta fuerza para la misión? Su vida diaria estaba iluminada por la Eucaristía y la adoración al Santísimo Sacramento. Muchas veces repetía: «QUIERO SER UNA EUCARISTIA VIVIENTE».

¿A qué nos invita hoy Paulina Jaricot?

  • Mirando su vida sencilla y entregada, podemos decirlo con tres breves afirmaciones:
  • A un profundo amor a la Eucaristía
  • A un gran aprecio por la oración
  • A un compromiso real con la misión

«El testimonio de Paulina nos recuerda que la misión es un problema de fe, que es el índice exacto de nuestra fe en Cristo y en su amor por nosotros”»(Juan Pablo II).

Pidámosle a la venerable Paulina Jaricot, que interceda por la misión universal de la Iglesia , y por cada uno de nosotros que queremos ser verdaderos discípulos misioneros de Jesús.

Y recordemos que, desde el lugar y situación en la que nos encontremos, «Cada uno puede ser la cerilla que enciende el fuego» (Paulina Jaricot)

La belleza del Evangelio

Jesús nos envió: "Vayan por todo el mundo y anuncien el Evangelio" (Mc 16, 15). Pero nosotros no lo anunciamos porque está mandado. La mejor motivación para decidirse a comunicar el Evangelio es contemplarlo, es detenerse en sus páginas y leerlo con el corazón. Si lo abordamos de esa manera, su belleza nos asombra.

 

Para eso hace falta recobrar un espíritu contemplativo, un corazón abierto que dedique tiempo a considerar los pequeños detalles de Jesús, que nos muestra el Evangelio. Así nos damos cuenta de que vale la pena comunicar esa riqueza. Somos depositarios de un tesoro que humaniza, que ayuda a llevar una vida nueva. No hay otra cosa mejor para transmitir a los demás.

Quizás, hay detalles que todavía no entendemos, pero si vamos a sus núcleos fundamentales descubrimos que realmente el Evangelio es precioso. Podremos encontrar cosas bellas en todas las religiones, en el Hinduismo, en el Budismo, en el Taoísmo. Pero lo que nos ofrece el Evangelio es mucho más. Es la figura del Hijo de Dios infinito, que quiso hacerse uno de nosotros y vivir nuestra vida, y que, además, entregó su sangre por amor. Eso es algo inmensamente precioso que no encontraremos en otra parte, sólo en el Evangelio. Vale la pena leer las palabras que escribió Umberto Eco. Él dice que no puede afirmar que Dios exista, pero, sin embargo, reconoce que el Evangelio tiene una hermosura que lo perturba, y que si él fuera un viajero de una lejana galaxia y se encontrara con lo que cuenta el Evangelio de Jesús, un Dios hecho hombre y entregado por amor, eso le parecería un milagro, se quedaría profundamente admirado de que alguien pueda creer algo tan bello, y entonces sentiría deseos de ser mejor'.

Pero yo no me refiero sólo a la entrega de Jesús en la cruz. Toda la vida de Jesús, su forma de tratar a los pobres, sus gestos, su coherencia, su generosidad cotidiana y sencilla, todo es precioso y despierta el deseo de darlo a conocer a los demás. ¿No es maravilloso ver actuar a Jesús, mirar sus actitudes ante la gente, su delicadeza con los excluidos de la sociedad, su entrega inagotable?

Cuando nosotros compartimos eso con los demás, no lo hacemos para convencerlos a la fuerza, sino como regalándoles algo que vale la pena, como sirviéndoles una mesa, o como haciéndoles probar un perfume delicioso. Nadie se coloca un perfume sólo para olerlo él mismo, sino para compartirlo con los demás. Eso es la misión.

Puede suceder que alguna parte del Evangelio nos perturbe, nos desagrade, nos moleste, nos inquiete o nos parezca oscura. Pero eso no significa que el Evangelio está equivocado o que es oscuro, sino que hay, en nuestro interior, una perturbación que estamos llamados a sanar para ser más felices. Meditar el Evangelio nos ayuda a reconocer nuestras propias oscuridades. Pero junto con esos textos que nos perturban, hay muchos otros que nos cautivan, que nos alientan, que nos alegran.

 

 

Si alguien realmente se ha detenido a orar con el Evangelio, sabe que no es bueno privar a los demás de una hermosura que vale la pena conocer y disfrutar. Para que ellos lo descubran, tendremos que usar nuestra creatividad, nuestra delicadeza y nuestra mejor sensibilidad, tratando de presentar el Evangelio de tal manera que dejemos ver su atractivo. Como dice el Papa Francisco, sabemos bien que "no es lo mismo poder escucharlo que ignorar su Palabra" (EG,266).

Cuando uno se deja cautivar por el Evangelio, entonces la misión se le vuelve una necesidad, y puede decir como san Pablo: "¡Ay de mí si no anunciara el Evangelio!" (1 Cor 9,16).

Has recibido el llamado a llevar a los demás lo más bello, eres un instrumento de la misma Belleza. ¡Alégrate de vivir para eso!

 

(*)Del libro 'Quince motivaciones para ser Misioneros' - Editorial Claretiana

  • 1