El Rosario Misionero

Rezamos para que el Evangelio llegue hasta los confines de la tierra y por cada uno de los misioneros.

Rosario Misionero

«Entre las formas de participación [de los cristianos en la misión universal], el primer lugar corresponde a la cooperación espiritual: oración, sacrificios, testimonio de vida cristiana. La oración debe acompañar el camino de los misioneros para que el anuncio de la Palabra resulte eficaz por medio de la gracia divina». (Redemptoris missio, 78).

El Rosario Misionero es una forma de oración que toma como base al Rosario tradicional, en la cual, por intercesión de María, se pide al Padre por las intenciones y necesidades de todo el mundo. Es una oración mariana universal y misionera.

Está estructurado, al igual que el Rosario tradicional en cinco misterios, en cada uno de los cuales se pone como intención a uno de los cinco continentes.

Las cinco decenas tienen sendos colores, que representan a cada uno de los cinco continentes desde el punto de vista misional.

Su Santidad el Papa Juan XXIII rezaba el Rosario Misionero todos los días por el mundo entero, dedicando una decena a cada continente: «Como Papa debo orar por la humanidad entera y lo hago al rezar el Santo Rosario Misionero», decía.

A mediados del siglo XX el obispo norteamericano, Monseñor Fulton Sheen, ideó este «Rosario Misionero» con el fin de ofrecer un material práctico para orar por las misiones y los misioneros. Convirtiéndose en un medio concreto para cumplir con el deber de la cooperación misionera espiritual que nos pide la Encíclica Redemptoris missio.

Invitamos a toda la Iglesia argentina, cada diócesis, comunidad parroquial, capillas o colegios, a hacer esta oración del Rosario, pidiendo por las intenciones del Papa, del mundo entero, y por supuesto, por nosotros mismos, que descubramos nuestro ser misionero.

Los que estamos en continua misión, sentimos el poder de la oración de cada uno. La Virgen María, Reina de las Misiones, nos cubra con su manto y nos proteja con su intercesión.


El Rosario Misionero

Síntesis_

Paulina Jaricot, fundadora de la Propagación de la Fe, ideó un «Rosario Viviente», con la certeza de que la oración es la que hace fecunda la actividad misionera.

El número 2562 del Catecismo de la Iglesia Católica nos dice: «¿De dónde viene la oración del hombre? Cualquiera que sea el lenguaje de la oración (gestos y palabras), el que ora es todo el hombre. Sin embargo, para designar el lugar dedonde brota la oración, las Escrituras hablan a veces del alma o del espíritu, y con más frecuencia del corazón (más de mil veces). Es el corazón el que ora. Si éste está alejado de Dios, la expresión de la oración es vana».

El rosario es una devoción mariana de las más antiguas que es conocida en el pueblo cristiano. Al rezar el rosario misionero, estamos pidiendo por todo el mundo, para que llegue a todos los rincones el anuncio del Reino de Dios. Al mismo tiempo rezamos por todos los misioneros, para que Dios los siga bendiciendo, dándoles la fortaleza y confianza, la esperanza y la caridad, y así puedan continuar en el caminar diario y no se cansen de predicar su Palabra.

Cómo rezarlo

Cada color representa un continente diferente.

1ª decena VERDE: ÁFRICA

2ª decena ROJO: AMÉRICA

3ª decena BLANCO: EUROPA

4ª decena AZUL: OCEANÍA

5ª decena AMARILLO: ASIA

Misterios Gozosos_

Lunes y sábados

Primer Misterio: La Anunciación (Lc. 1,28-31)

«El ángel entró a donde estaba María, la saludó y le dijo: No tengas miedo, María, porque Dios te ha dado un gran privilegio. Vas a quedar embarazada y tendrás un hijo, a quien le pondrás por nombre Jesús».

Recemos por cada uno de nuestros misioneros presentes en África

Segundo Misterio: La visita de la Virgen María a su prima Santa Isabel (Lc. 1,41-42)

«Isabel, llena del Espíritu Santo, dijo en voz alta a María: ¡Dios te ha bendecido más que a todas las mujeres! Y también ha bendecido al hijo que tendrás».

Recemos para que cada bautizado en América sea constructor de una sociedad más justa y fraterna

Tercer Misterio: El nacimiento de Jesús (Lc. 2,7)

«Cuando el niño nació, María lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre».

Recemos por el Papa para que la Iglesia en Europa renueve su vitalidad misionera

Cuarto Misterio: Jesús es presentado en el templo (Lc. 2,22-23)

«Cuarenta días después de que Jesús nació, sus padres lo llevaron al templo de Jerusalén para presentarlo delante de Dios».

Recemos para que el anuncio del Evangelio, encuentre corazones bien dispuestos en Oceanía

Quinto Misterio: Jesús perdido y hallado en el templo (Lc. 2,46-47)

«Al día siguiente encontraron a Jesús en el templo, en medio de los maestros de la Ley. Todos estaban admirados de su inteligencia y de las respuestas que daba a las preguntas que le hacían».

Recemos por el diálogo, el respeto y la fraternidad entre las múltiples religiones y culturas en Asia

Misterios Dolorosos_

Martes y viernes

Primer Misterio: La oración de Jesús en el huerto de los olivos (Lc. 22,41-42)

«Jesús se alejó un poco de los discípulos, se arrodilló y oró a Dios: Padre, ¡cómo deseo que me libres de este sufrimiento! Pero no suceda lo que yo quiero, sino lo que tú quieras».

Recemos por los habitantes de África que sufren el hambre y la pobreza extrema.

Segundo Misterio: La flagelación de Jesús (Jn. 18,40; 19,1)

«Cuando Pilato preguntó si querían que soltara al rey de los judíos, algunos de ellos gritaron: ¡No, a ese no! ¡Deja libre a Barrabás! Entonces Pilato ordenó que le dieran azotes a Jesús».

Recemos para que en toda América sean respetados los valores cristianos de nuestros pueblos.

Tercer Misterio: Jesús es coronado de espinas (Jn. 19,2-3)

«Luego, los soldados romanos hicieron una corona de espinas y se la pusieron a Jesús».

Recemos por Europa, por quienes se ven obligados a emigrar a otros paises en busca de una vida más digna.

Cuarto Misterio: Jesús carga con la cruz (Jn. 16-18)

«Entonces Pilato les entregó a Jesús para que lo crucificaran, y ellos se lo llevaron.
Jesús salió de allí cargando su propia cruz, y fue a un lugar llamado Gólgota, que en hebreo significa "lugar de la calavera". Allí clavaron a Jesús en la cruz».

Recemos por los más desprotegidos y desamparados y por los misioneros que dan su vida en Oceanía.

Quinto Misterio: Jesús muere en la cruz (Lc. 23,44-46)

«Como a las doce del día el sol dejó de brillar, y todo el país quedó en la oscuridad hasta las tres de la tarde. Jesús gritó con fuerza y dijo: ¡Padre, mi vida está en tus manos!».

Recemos por la salud y fortaleza de los misioneros presentes en Asia.

Misterios Gloriosos_

Miércoles y domingos

Primer Misterio: La Resurrección de Jesús (Mc. 16,9-11)

«El domingo muy temprano, después de que Jesús resucitó, se le apareció a María Magdalena».

Recemos por el encuentro de Jesús con los niños y jóvenes de África.

Segundo Misterio: La Ascensión de Jesús al cielo (Lc. 24,50-53)

«Jesús fue con sus discípulos hasta Betania. Allí levantó sus manos y los bendijo. Y en ese mismo instante fue llevado al cielo, mientras ellos lo adoraban».

Recemos para que la Iglesia en América se renueve en su ardor, en sus métodos y en sus expresiones.

Tercer Misterio: La venida del Espíritu Santo (Hch. 2,1-4)

«El día de la fiesta de Pentecostés, los seguidores de Jesús estaban reunidos en un mismo lugar. De pronto, vieron que algo parecido a llamas de fuego que se colocaron sobre cada uno de ellos. Fue así como el Espíritu Santo los llenó de poder a todos ellos... Cada uno hablaba según lo que el Espíritu Santo le indicaba».

Recemos para que el consumismo no ahogue el anuncio del Evangelio en Europa.

Cuarto Misterio: La Asunción de la Virgen María al cielo (1Ts. 4,13-14)

«Nosotros creemos que Jesucristo murió y resucitó, y que del mismo modo, Dios resucitará a los que vivieron y murieron confiando en Él».

Recemos por una nueva evangelización en Oceanía.

Quinto Misterio: La coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado (Ap. 11,19-12,1)

«Luego se vió en el cielo algo muy grande y misterioso: apareció una mujer envuelta en el sol. Tenía la luna debajo de sus pies, y llevaba la cabeza una corona con doce estrellas».

Recemos por el anuncio del Evangelio y el testimonio de los misioneros en Asia.

Misterios Luminosos_

Jueves

Primer Misterio: El Bautismo de Jesús en el río Jordán (Mc. 3,17)

«Entonces una voz que venía del cielo dijo: Este es mi Hijo. Yo lo amo mucho y estoy muy contento con Él».

Recemos por los niños, los enfermos, los ancianos y por quienes más sufren las consecuencias de la pobreza en África.

Segundo Misterio: Las Bodas de Caná (Jn. 22,1-12)

«Tres días después María, la madre de Jesús, fue a una boda en un pueblo llamado Caná, en la región de Galilea. Allí Jesús hizo el milagro de convertir el agua en vino».

Recemos por el aumento de vocaciones misioneras para la misión ad gentes en América.

Tercer Misterio: El Anuncio del Reino (Mc. 1,14-15)

«Después de que metieron a Juan en la cárcel, Jesús fue a la región de Galilea. Allí anunciaba: vuélvanse a Dios y crean en la Buena Noticia».

Recemos por Europa, para que no pierda su fuerza misionera.

Cuarto Misterio: La Transfiguración de Jesús (Lc. 9,35)

«Luego, desde la nube se oyó una voz que decía: ¡Este es mi Hijo, el Mesías que yo elegí! Ustedes deben obedecerlo».

Recemos por Oceanía para que redescubra a Jesús Camino, Verdad y Vida en abundancia.

Quinto Misterio: La Institución de la Eucaristía (Jn. 13,1)

«Faltaba un poco para que empezara la fiesta de la Pascua, y Jesús sabía que se acercaba el momento en que dejaría este mundo para ir a reunirse con Dios, su Padre. Él siempre había amado a sus seguidores que estaban en el mundo, y los amó de la misma manera hasta el fin».

Pidamos por los sacerdotes presentes en Asia, para que sean pastores al estilo de Jesús Buen Pastor .

Letanías Misioneras_

Señor, ten piedad...

Cristo, ten piedad...

Señor, ten piedad...

Cristo, óyenos...

Cristo, escúchanos...

Santa María, Reina de las Misiones...

Ruega por nosotros.

San Francisco Javier...

Ruega por nosotros.

Santa Teresita del Niño Jesús...

Ruega por nosotros...


Explicativo en pdf