Buscar
  • comunicacionomp

Se acercó y sigue caminando con nosotros.

Hoy 1 de abril de 2020 se cumplen 500 años de la celebración de la Primera Misa en el territorio que tres siglos después será la República Argentina, constituyéndose en lo que podría mencionarse como ¨un acto fundacional de nuestra patria, anterior a cualquier institución política en estas tierras: la Argentina tuvo así el singular designio de haber nacido primero espiritualmente y después de manera secular ya que la Eucaristía se celebró treinta y tres años antes que la primera población políticamente reconocida (Santiago del Estero, fundada en 1553)¨[1].



La Diócesis de Río Gallegos se preparó para vivir una gran fiesta que comenzó con el Año Eucarístico Diocesano que lleva como lema ¨se acercó y sigue caminando con nosotros¨ que dio inicio el 1 de abril de 2019; continuando con el ENEC (Encuentro Nacional de Evangelización y Catequesis) 2019, que se llevó a cabo del 12 al 14 de octubre en Puerto San Julián, Santa Cruz, y culminará con los festejos centrales el 31 de Marzo y 1 de Abril del corriente año en la misma localidad.


La historia nos cuenta que el 20 de septiembre de 1519 levó anclas desde Sanlucar de Barrameda, España, una expedición al mando de Hernando de Magallanes, que no sólo sería importante para la humanidad por ser la primera en completar la vuelta al mundo, sino especialmente para nuestra tierra, ya que el 1 de abril de 1520 se celebraría la PRIMERA MISA EN SUELO ARGENTINO.

La expedición no era campaña de conquista, sino de exploración y comercio, y su objetivo era encontrar un paso que comunicase las aguas del Atlántico con las del océano que en aquel entonces se conocía como Mar del Sur y más tarde se denominaría Pacifico. Ese paso permitiría llegar a las islas de las Especias.

La flota estaba compuesta por 230 tripulantes en cinco naves (cuatro naos: la Trinidad en la que viajaría Magallanes, la San Antonio que llevaba la mayor cantidad de provisiones, la Concepción, la Victoria; y la Santiago que era una carabela), al mando del portugués Hernando de Magallanes.

Recorrieron por más de 1000 días los mares y océanos hasta volver a España, el 6 de septiembre 1522, con una nave y 18 sobrevivientes al mando del vasco-español, Sebastián Elcano.

En la expedición viajaban el padre Pedro de Valderrama, y el clérigo Pedro Sánchez de Reina. En las listas figuran además “los ornamentos con todo su aderezo necesario para con que puedan decir misa los clérigos que van en la armada”[1]

Luego de siete meses de navegación, el 31 de marzo, encontraron una profunda boca continental, en lo que hoy es provincia de Santa Cruz, a 360 km al norte de su capital, Río Gallegos. Nombraron a la bahía de San Julián y decidieron establecerse allí para explorarla y verificar si se trataba del canal que los conduciría a Asia. Allí surgieron también las primeras de numerosas toponimias que se conservarán por los siglos en las nuevas tierras.

En ese lugar, los expedicionarios desembarcaron para invernar durante cinco meses. Durante ese período hubo motines que concluyeron con la ejecución de algunos cabecillas, mientras que otros dos fueran dejados allí "en la tierra de los patagones". Es también en este lugar en el que entraron en contacto con los habitantes nativos de estas latitudes, los cazadores y recolectores Tehuelches, originándose el mito que convierte a Puerto San Julián en la cuna del topónimo ¨Patagonia¨, y donde consta el bautizo de un patagón, según refiere Antonio Pigafetta, cronista de la expedición. ¨Tratase de un salvaje que pasó unos días con los españoles. Lo bautizamos -cuenta- llamándolo Juan. Tan claramente como nosotros pronunciaba Jesús, Pater noster, Ave María y Juan, pero con voz muy gruesa¨ [2]


A la mañana siguiente de atracar, la tripulación participó de la primera misa, documentalmente comprobada, en lo que luego fuera territorio argentino: “Y luego el mismo día -escribe Juan López de Recalde- domingo de Ramos, hizo llamar Magallanes a todos los dichos capitanes y oficiales e pilotos para que fuesen a tierra a oír misa, y que después fuesen a comer a su nao” [1]


Luego de 7 meses de navegación, los hombres aún no habían encontrado el paso interoceánico. En naves pequeñas y frágiles, habiendo pasado hambre, enfermedades, añoranza al estar lejos de sus seres queridos, llenos de incertidumbre con respecto al futuro, con tensiones y diferencias en la tripulación... en ese contexto se celebró la primera Eucaristía.... un Domingo de Ramos.

El mismo día que Jesús entró a Jerusalén hace más de 2000 años, Jesús Eucaristía se hace presente en Argentina…. En un paisaje agreste e inhóspito, en medio de corazones desolados "Se acercó y sigue caminando con nosotros"… ¡motivo para dar gracias, y celebrar!

Comunidad de la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Puerto San Julián









[1] Dr. Héctor Fasoli, Magallanes y la fundación espiritual de la Argentina´, AICA [2 y 3] CAYETANO, Bruno, S.D.B, ¨HISTORIA DE LA IGLESIA EN ARGENTINA¨, VOLUMEN PRIMERO – pag.134 – EDITORIAL DON BOSCO. Buenos Aires, 1966 [4] Carta del contador Juan López de Recalde al Obispo de Burgos dándole cuenta de la llegada al puerto de las Muelas 12-V-1521

0 vistas

+54 (011) 4863-1357 / 4862-4136

comunicacion@ompargentina.org.ar 

 Sitio Oficial de las Obras Misionales Pontificias de Argentina