top of page
Buscar
  • comunicacionomp

Será canonizada “Mama Antula”, laica consagrada argentina

El Dicasterio para la Causa de los Santos es autorizado por el Papa Francisco para promulgar el Decreto relativo al milagro de la primera santa argentina: Virgen, laica consagrada, fundadora de la Casa de Ejercicios de Buenos Aires.


El Papa Francisco ha autorizado la promulgación del Decreto relativo al milagro atribuido a la intercesión de la Beata María Antonia de San José. El boletín de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, comunica que:

“Durante la Audiencia concedida el martes por la tarde a Su Eminencia Reverendísima el Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, el Sumo Pontífice autorizó al mismo Dicasterio a promulgar el Decreto relativo al milagro atribuido a la intercesión de la Beata María Antonia de San José (nacida Antonia de Paz y Figueroa), conocida como Mama Antula, Fundadora de la Casa de Ejercicios Espirituales de Buenos Aires; nacida en 1730 en Silipica, Santiago del Estero (Argentina) y fallecida el 7 de marzo de 1799 en Buenos Aires (Argentina)”.




Mons. Santiago Olivera delegado episcopal para las Causas de los Santos, en diálogo con la agencia aica, destacó la figura de esta mujer "absolutamente de Dios" que será santa y redimensionó su trabajo para dar continuidad a los ejercicios espirituales y agregó “su canonización es una gracia para nuestra Patria”.


Recordó que “el Santo Cura Brochero decía que los ejercicios espirituales eran el ‘baño del alma’ y Mama Antula ayudó para que muchos, encontrándose con Jesús, puedan transformar sus vidas; porque Jesús pasa haciéndonos el bien, pasa sanando; y es maravilloso ser instrumento para que Jesús nos sane, nos transforme, nos recupere”.


Afirmó que la futura canonización de Mama Antula; en este caso "una mujer, la primera santa argentina, nos vuelve a recordar que la santidad es posible y que todos estamos llamados a ella”.





Mama Antula


Virgen, laica consagrada, fundadora de la Casa de Ejercicios de Buenos Aires, llamada Mama Antula por el pueblo. Tras la expulsión de los jesuitas del país, fue de ciudad en ciudad por las regiones pobres del nordeste argentino promoviendo ejercicios espirituales según el espíritu ignaciano, confiando únicamente en la Providencia. En sólo ocho años, consiguió ofrecer los ejercicios espirituales a 70.000 personas.



fuente: aica / vaticannews



219 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page