Obra

San Pedro

Apóstol

OSPA

Jeanne
Bigard

“Dijo a Simón: Navega mar adentro y echen las redes”
(Lc 5, 4).

La Pontificia Obra San Pedro Apóstol, inició en 1889 en Caen (Francia), por iniciativa de Estefanía y Juana Bigard (madre e hija). La obra fue proclamada y aprobada por la Santa Sede en 1922, de esta manera es una institución al servicio del Papa y del Colegio de Obispos. El Papa ejerce su autoridad sobre las Obras Misionales Pontificias a través de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, de la cual dependen 1114 diócesis: África (511), Asia (482), América (75) y Oceanía (46). Es decir, una tercera parte de la Iglesia católica depende de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

 

La Obra

Finalidades

específicas

CRECIMIENTO

            La finalidad de POSPA (Pontificia Obra San Pedro Apóstol) es contribuir al crecimiento del clero local en los países de misión y ayudar a la formación de los sacerdotes y de las religiosas y religiosos, de forma que ninguna vocación se pierda por falta de medios materiales.

ROSARIO MISIONERO

         A los religiosos y religiosas les solicitamos que celebren una hora santa al mes por la Evangelización de los Pueblos y a los laicos el Rosario Misionero una vez al mes para la Evangelización de los Pueblos.

EVANGELIZACIÓN

DE LOS PUEBLOS

            En Argentina, deseamos solicitarles a los Obispos y Sacerdotes, la colaboración espiritual celebrando 1 misa por mes para la “Evangelización de los Pueblos” y la colaboración económica el día 4 de Agosto, día de San Juan María Vianney,[1] patrono de los párrocos y presbíteros (a partir del año 2020 le haremos llegar un sobre para prestar la colaboración al alcance de cada obispo y sacerdote).

   

[1] En Argentina hemos elegido la fecha del 4 de Agosto, día de San Juan María Vianney, para que los sacerdotes y los consagradas y las personas allegadas al ámbito misionero, podamos brindar nuestra colaboración económica para ayudar a las vocaciones en los países de misión; dado que en nuestro país el cuarto domingo de Pascua, el Domingo del Buen Pastor, está la colecta imperada para ayudar a los distintos seminarios de nuestro país. La contribución económica de los sacerdotes, consagrados y laicos, procuran abrir el interés por la misión de la Iglesia universal.

SEMINARIO 
SAN JOSÉ 

            “Mi acompañamiento en el seminario San José es espiritual y a la vez ayudar a los seminaristas en el seguimiento del trabajo de huerta. Vamos sembrando mandioca, cebolla, tomate y los frutos del plátano y mango. Ahora es tiempo de sequía en todo el país y se suma la escasez de agua en los pozos y cisternas. El agua sale con color y podemos bañarnos pero no beberla. El gobierno va vendiendo bidones de cinco litros a un precio razonable y la gente hace largas colas. También sufrimos bajas en la tensión eléctrica y hay desabastecimiento de combustible, necesario para transporte y generadores de luz. Vivimos con 35 grados promedio por día y mucha humedad. Las instalaciones del seminario son casi deplorables. Tenemos seminario menor, introductorio y filosofía. Unos ochenta jóvenes de cinco diócesis y franciscanos, operarios diocesanos, espiritanos, aparte de los diocesanos”.[1]

 

[1] Dante De Sanzzi, “Misión ad gentes”, en: “Iglesia Misionera Hoy, Publicación de las Obras Misionales Pontificias de Argentina”, (Junio – Agosto 2019) N° 517”.

Actualmente OSPA
está sosteniendo cuatro obras:

1

La construcción del nuevo edificio de la biblioteca del Seminario Morning Star   (Estrella de la Mañana) de Calcuta – India.

2

El Seminario de la formación filosófica de Tarahumara 

al norte de México.

3

La renovación de la capilla del Seminario Mayor San Agustín de Zambia.

4

 La construcción de aulas en el Seminario Menor de Kole en el Congo.

DEJANOS TU MENSAJE
 
3.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

+54 (011) 4863-1357 / 4862-4136

comunicacion@ompargentina.org.ar 

 Sitio Oficial de las Obras Misionales Pontificias de Argentina