Buscar
  • comunicacionomp

Caminando Juntos


Caminar juntos: este es el hilo conductor, pero también el enfoque que ha sido propuesto a los canadienses con motivo del 37º viaje apostólico del Papa Francisco que tiene lugar estos días en Canadá.

“La invitación nos llega tanto de la gran comunidad indígena (1.670.000) como de la Conferencia Episcopal y del Primer Ministro del país”, comenta a la Agencia Fides el Padre Yoland Ouellet, O.M.I., director de las Obras Misionales Pontificias (OMP) en Canadá. “Tras los encuentros con el Santo Padre en el Vaticano, en los que expresó su dolor, su vergüenza por lo que algunos católicos han hecho en el pasado, por la falta de respeto hacia la cultura y la espiritualidad autóctonas -explica el padre Ouellet-, el Papa ha pedido perdón. Los obispos de todo Canadá lo hicieron en 2021, tras las reuniones del recorrido de verdad y reconciliación iniciado en 2015. El Santo Padre continúa así un importante camino de verdad, perdón y sanación en esta visita pastoral del este al oeste del país”.


El director nacional de las OMP agrega: “Tenemos una responsabilidad colectiva por todo un sistema que, en mi opinión, ha causado víctimas en ambos lados. Me gusta más la petición de perdón que la realización de un juicio que sólo busca condenar al culpable, sin piedad. El enfoque cristiano acoge la alegre noticia del amor siempre posible y de la fraternidad. La comprensión del ser humano de hoy nos lleva a discernir en él, el fermento del bien y del mal y a dirigir una mirada preocupada pero también esperanzada (Juan Pablo II, "Reconciliación y penitencia", n. 1). Las divisiones, las crecientes desigualdades en nuestro mundo muestran todo tipo de males que hay que denunciar y, entre ellos, las discriminaciones por motivos socio-religiosos y las trampas contra la libertad de las personas o de los grupos, sin olvidar la libertad de tener la propia fe, de profesarla y de practicarla (Juan Pablo II, "Reconciliación y Penitencia" nº 2)".




El misionero OMI concluye: “Caminar juntos, con el mismo Papa en nuestras casas, nos permite desear la reconciliación de los unos con los otros a través de un serio esfuerzo de reflexión y de acción que nos llevará, con el tiempo, a la paz y a la curación. Caminar juntos es así reconciliarse con la Misión que queremos llevar a cabo juntos, la Misión de anunciar el Evangelio para crear una nueva humanidad, para construir esta civilización del amor, como dijo San Juan Pablo II cuando vino a visitarnos en 1984”.

40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo